QUÉ ES EL P.T.F.E.

El P.T.F.E. es un producto moderno utilizado en los más diversos campos de la industria. Su gran estabilidad le hace idóneo para ser aplicado en ambientes muy hostiles, como pueden ser temperaturas extremas o medios muy corrosivos. Presenta resistencia prácticamente a todos los productos químicos y solventes conocidos. Estas propiedades pueden explicarse por la estructura química que presenta.

Los polímeros de estructura unidimensional tienen un peso molecular muy elevado. El P.T.F.E. es un polímero de muchas moléculas iguales. Estas moléculas se presentan en forma de gas. El tetrafluoretileno se obtiene calentando clorodifluormetano a una temperatura de 700 ºC y a una presión de 50 atmósferas en presencia de peróxido.

Una vez polimerizado se obtiene un producto con aspecto de resina en polvo. Su molécula viene a ser una columna vertebral formada por una larga cadena de átomos de flúor. Los fluorocarburos son básicamente hidrocarburos donde parte todo el hidrógeno ha sido sustituido por fluor.

El enlace entre el átomo de carbono y el de flúor es extremadamente estable, por lo que el P.T.F.E. no reacciona con otras sustancias. Resiste el ataque de los álcalis y ácidos en ebullición. También resiste el ataque del agua regia (capaz de disolver elementos tan estables como la plata y el oro). Resiste también los efectos del aceite y del agua, a diferencia de la mayoría de los materiales que si repelen el agua, aceptan el aceite (y viceversa).

Por otra parte, entre moléculas adyacentes existe un poderoso enlace flúor-carbono que genera una mayor atracción entre esas moléculas, de lo cual resulta que ninguna sustancia se adhiere. Esta inmensa atracción molecular hace que el P.T.F.E. tenga un punto de fusión muy elevado, y al contrario de los termoplásticos clásicos (polietileno, polipropileno y PVC que pueden ser inyectados), su modelage necesita procedimientos de efritación y de extrusión. Tiene un índice muy bajo de cristalinidad y por consiguiente reduce la anisotropía de las propiedades mecánicas.

Gracias a sus propiedades, el P.T.F.E. tiene numerosas aplicaciones. Sirve para fabricar mecanismos que no necesitan lubricación, para la fabricación de juntas resistentes al keroseno, revestimientos interno de tuberías, en las bombas destinadas a industrias químicas, farmacéuticas y alimentarias. Se encuentra en medio de los procedimientos de reciclado (desulfuración de los gases procedentes de las centrales térmicas, filtros de polvo en los procesos industriales).

Uno de los mayores consumos de P.T.F.E. está en la fabricación de lubricantes y grasa aditivados para su uso en la industria en general, y con especial énfasis en aquella que requiere unas lubricaciones especiales por las características de las mismas, así como en la automoción y la navegación náutica y aérea. El empleo del P.T.F.E. como lubricante y sus propiedades los analizaremos posteriormente.

Como curiosidad puntual, podemos informar que el P.T.F.E. ha sido utilizado de una forma un tanto antagónica, como puede ser en la protección anticorrosiva de la Estatua de la Libertad y en la fabricación de la primera bomba atómica.
En el primer caso, fue para evitar el debilitamiento por corrosión en los lugares donde el epidermo de cobre entra en contacto con las estructuras de acero. Con el fin de impedir la reacción galvánica, las nuevas estructuras han sido envueltas en una cinta impregnada de P.T.F.E. que separa los dos metales. Esto permite además una “lubricación” a lo largo de la “respiración” del edificio por dilatación.

En el segundo caso, su uso fue motivado al constatar que era la única materia plástica capaz de resistir la extrema corrosividad del hexaflúor de uranio.

PRODUCTOSVer imágenes